Saturday, November 05, 2005

Es como superguai todo-toni Nievas. Corazon de piscina.

Estaba solo cuando era joven, tenia todo el tiempo del mundo para hacer sus cosas. Todo el tiempo del mundo se decía cuando se encontraba desnudo metido en su cama mientras miraba las estrellas del techo de su habitación. También pensaba que podría estar soltero el resto de su vida; sin ninguna mujer que le dijese lo que tendría que hacer en todo momento, mujeres para hacer planes para el resto de la vida,- una casa, un coche, unos niños, unos créditos, unos parches para dejar el tabaco, unos canales digitales, unas reuniones para padres en el colegio, una buena cuchilla para poder cortarse las venas sin fallos. Todo este paquete para ser feliz y creer tenerlo todo. Luego con el tiempo te empiezan a invitar a ti y a tu mujer a esas fiestas en casa de otras parejas que también tienen niños y tu mujer se queda hablando de la epidural con la vecina en la terraza de la casa que tiene unas plantas fenomenales, mientras tu tienes que aguantar a tu nuevo amigo de calcetines blancos que te enseña su taller de aviones en miniatura y su colección clandestina de porno hard con perros que esconde en el fondo de un armario donde tiene algunas avionetas de la guerra en miniatura. Tu te sientes de maravilla con tus nuevos vecinos y ahora también nuevos amigos, los domingos por la mañana quedáis para pasear por el barrio con vuestras brillantes bicicletas recién compradas en el decarlon. Con el tiempo empiezas a hacer buenas relaciones con los vecinos, raro es el día que no quedáis para hacer cosas juntos, cosas de pareja, niños que vienen de una casa a la otra, un ir y venir de cientos de niñas rubias con coletas que llevan muñecas sin cabeza en las manos y los morros llenos de chocolate; las ves crecer y te sientes tan lleno por dentro. Pasa el tiempo y siempre que sales a la calle las nubes son de color azul, todos los vecinos de tu barrio riegan sus jardines verdes, a ti te entran ganas de saltar debajo de sus mangueras y mojar tu vida de felicidad liquida. O no pero caben dos, o no pero caben dos, dice una canción que tengo en las orejas. Pasan los meses en esa nueva vida que te has construido, te ves metido en la cama leyendo uno de esos bet seller comprado en el correfourd para hacerte el interesante, pero no cuela,- tu mujer hace esperar tus apetencias sexuales antes del sueño mientras se encierra en el baño para untarse con miles de kilos de aloe veras y otras cremas para que no cuelgue en forma de pellejo la piel que tiene debajo de los sobacos. A ti te da lo mismo que se ponga esas crema porque no se la vas a meter en los sobacos, pero también te enorgulleces al saber que tienes una mujer 10 que se cuida para ti y se depila el coño en forma de uves y formas de peces exóticos. Todo va de fenómenos hasta que un día de un domingo cualquiera de una barbacoa cualquiera en casa de tus vecinos modelos de portada de la revista “vecinos perfectos con polos amarillos”- te encuentras sentado en la mesa rodeado de esas miles de niñas rubias que estrangulan a sus anoréxicas muñecas y tu único deseo sentado en la mesa es meterte grasientos muslos de pollo en la boca deseando que todo pase rápido para largarte a casa, meterte en la bañera con tu polla y masturbarte con jabón pensando en la vecina, hasta su nombre que es horrible ahora te excita, Vanesa. Pero lo que no te esperas que pase ese domingo esta a punto de suceder, y no me refiero a

un nuevo plato cocinado por tu mujer perfecta o un nuevo dibujo hecho con lápices de colores de una de tus hijas rubias, futuras estranguladoras en serie. Vanesa te sirve con la bandeja algunos muslos de pollos, tu mujer esta abriendo una botella de Vino con tu amigo vecino aviador. Tu estas todo tranqui sentado en la mesa con cara de imbécil cuando sin venir a cuento Vanesa te roza una pierna con sus piernas. Las niñas que están en sus cosas pasan de tu cara de imbécil y ahora de tu cara de cachondo,- la vecina te mira a los ojos mientras te toca todo lo tullo con su pierna izquierda- cuando digo todo lo tullo me estoy refiriendo a toda

tu polla, berga, nardo, nabo, rabo, manguera, juguete del amor. Esa cosa que tienes debajo de los pantalones que sueles usar con tu mujer la noche de los viernes después de ver una película Disney y haber metido a las niñas en la cama. Pero lo que te esta pasando ahora mismo con la pierna izquierda de Vanesa la vecina es algo diferente, algo sexual, especial y alucinante, una de esas cosas que las vas contando por ahí en simposios de sexo entre vecinos y nadie te cree. Esa botella d e vino que esta abriendo tu mujer en la cocina con el vecino parece no llegar nunca a la mesa. Vanesa me susurra en voz baja: te pienso follar vivo antes de que caiga la noche. – yo no sé que coño decir pero me gusta como suena eso de follarme vivo. Mi mujer y mi vecino con polo amarillo salen de la cocina y se sientan con nosotros, ellos se ríen porque también se llevan muy bien, pero me pregunto, - ¿también como ahora nosotros, la Vane y yo?. Pasamos la hora de la comida como siempre, o como casi siempre, si ahora tengo en cuenta de que la vecina a la que deseo desde hace tiempo también me desea con su pierna izquierda. Después de los postres nos tiramos en las hamacas de las terrazas a tomar unos cafés con hielo, se esta tan bien estirado en esas hamacas cerca de la piscina. El barrio es perfecto y los problemas se olvidan cuando uno toma café al lado de una enorme piscina llena de avispas pequeñitas ahogadas.

Una piscina gigante para un corazón gigante.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home