Wednesday, September 28, 2005

Queria Kate, cuando esninfas, pareces como callada.

Querida kate, he oído que te han pillao metiéndote coca por toda tu preciosa tocha. Tan guapa, tan frágil, bonita, con ese pelo, tan multimillonaria, exitosa y tan cocainómana. ¿cómo es posible?, con lo que tu has sido y ahora vas y te metes coca. Eso no esta bien porque le da mala imagen al mundo de la moda, donde nadie se mete de nada, todo el mundo es sano, no bebe, no fuma y nadie es anoréxico. Pero tu, maldita perra, ¿cómo me has hecho esto?, yo tenia un poster con tu culo encima de mi cama. Yo te quería como novia, futura mujer, madre o suegra. Nadie en el mundo del espectáculo se droga, ningún artista, músico o pintor se mete nada. Y vas tu y ensucias el buen nombre del mundo del espectáculo. He leído que has tenido que disculparte públicamente por las fotos aparecidas en la prensa y que necesitaras ayuda para salir de ese malicioso mundo de destrucción que es el de las drogas que corta toda esperanza de felicidad y de realización personal. Ve ha curarte, ponte buena y vuelve otra vez a ser la estrella que eras, de las pasarelas, las fiestas , las revistas y las colonias de moda. Y cuando vuelvas ha estar buena, ve ha comprar otro kilo de coca y metetelo todo entero por la tocha en nombre de la profesión.

Tuesday, September 27, 2005

damos la pena

Ayer hable por teléfono con mi jefe sobre mi reincorporación al curro este sábado por la tarde. Me queda un mes mas de sufrimiento y volveré a ser libre. M da vueltas por la casa con la frase en la boca,- tengo que ducharme. Dice que se tiene que duchar dos horas antes de meterse en la ducha. Se tumba de nuevo en el sofá y me dice,- solo pensar que tengo que estar siete horas de pie me entra la pereza de ducharme, espero un poco mas y luego me ducho. El lunes hago otra exposición de pinturas a un euro, va ha ser un éxito seguro, venderé mas de diez dibujos. Si vienen diez personas. Tengo que hacer una compra de esas que tienen papel de water, cosas para limpiar la casa y algo de comer. El puto pájaro no para de hacer ese ruidito con el puto pico. Irrrgggg, ahhhgggg. Es insoportable, tengo ganas de estrangularlo o taparle la jaula y que se tire una semana durmiendo en la soledad del cuarto azul. “cuarto pintado de azul”. Para el mes de Diciembre tenia pensado en hacer otra cosa en video, pero para eso necesito un sonidista. Busco sonidista en Mallorca!!!. Todo lo demás da igual que salga mal, pero si el sonido es malo.
El tenista mallorquin sale por la tele y ella dice,- no se quita lo de Niké nunca. Refiriéndose a la marca de la ropa que siempre lleva. – con la pasta que le pagan seguro que duerme con esa ropa. Me imagino en la misma situación con Niké pagándome una pasta para trabajar con su ropa, ropa de cocina y de deporte al estilo Niké y después de cada jornada de trabajo hacer una rueda de prensa donde poder comentar lo mejor del día en el puesto de trabajo. 16: 18. creo que necesito un café con leche de esos que levantan las ganas de hacer cosas. ¿las ganas se levantan?. Esto es muy extraño. Algo mas que anotar. No sé.
Yo: ¿qué hacemos, vamos a tomar café?.
Ella: ¿cómo que hacemos?.
Yo: vamos.
Ella: ¿dónde?.
Yo: habías dicho de tomar café.
Ella: vale, pero tiene que ser rápido, entro a las cinco.
En la cafetería dos clientes decadentes en la barra, la camarera gastada tras la barra habla con los dos sobre problemas familiares y lo jodido que esta el mundo. Mi mesa como siempre vacía y el periódico con noticias malas, como siempre. Las camarera gastada nos pone los cafés mas calientes de toda la isla, ella tiene prisa y yo el café, me lo acabare de beber por la mañana. Hago un esfuerzo y me quemo en interior. 20 minutos mas tarde ella entra en el hotel y yo en el supermercado para hacer esa magnifica compra. Voy directo a las cosas verdes, lechuga plastificada. Dos trozos de queso, papel de water y mas de diez minutos para averiguar que puto champú me ha puesto en la lista con una letra pequeñísima que solo entiende ella y los alienígenas de encuentros en la tercera fase. Pago con la tarjeta, cargado con bolsas, a la salida del súper una comercial de tarjetas de descuento me intenta atracar mi nada valioso tiempo. Le digo que no me puedo parar porque tengo prisa, mentira podrida, nadie me espera, es martes, no tengo nada que hacer, no tengo amigos, no tengo hobies y no sigo la novela de la tele. Después de dejar la maldita compra en la cocina, miro mi correo electrónico, no hay nada, como siempre. Después de estar en el baño un cuarto de hora intentando descifrar las diez primeras líneas de Rayuela de Cortaza salgo de casa dirección videoclub, en busca de algo interesante. Alguna película de aventura, algo de Truffaut o una de esas de tías con rabo. Dentro del videoclub esta el dueño hablando con un cliente sobre la humedad que hay últimamente.
Dueño: esto es la humedad que hace.
Cliente: es que es un tiempo muy raro.
Dueño: y no solo eso, es la humedad que hace.
Cliente: la humedad hace que este todo como mojado, y se pega la ropa. Yo no puedo con la humedad.
Yo: no quiero interrumpir la fantástica conversación sobre la humedad de los cojones, pero me puedes recargar la tarjeta. Creo que paso una hora buscando una peli en el maldito cajero y no encuentro nada que me apetezca llevarme. No porque lo halla visto todo, si no porque lo hay es una puta mierda. Típico videoclub de barrio que vive del alquiler de pelis de kun fu, porno y otras de acción. De nuevo en casa sin nada que hacer, puedo pintar pero estoy desganado desde que no vendo un cuadro desde hace cuatro años. Puedo ver la tele pero no me engancho a esos programas de mierda que no me dicen nada. Puedo tunnear mi coche, puedo poner una emisora de radio donde pongan salsa e intentar bailar con el pájaro en la cabeza. Puedo escribir pero no tengo nada interesante que decir, creo que ese es el problema, tengo demasiadas cosas al alcance y no me quedo con nada. ¿esto no será una maldita moraleja de dios y los testigos de genova?. Me estoy asustando. Voy a fregar los platos.

Tuesday, September 20, 2005

Tengo hambre, joder. mierda, coño. puta.

Ayer empecé una especie de régimen que me va ha convertir en una persona delgada en un par de meses. Normalmente cuando me he puesto en estado de régimen me cambia el humor, me salen pelos en la espalda e insulto a todo el mundo. Mas o menos mi estado normal es ese. Mi régimen es algo así como dejar de comer chocolate, bollería, fritura, cocacola y todo lo que engorde: todo engorda, o al menos a mi me engorda . La tranquilidad engorda, estar tumbado engorda, no hacer nada engorda, dormir las siestas de tres horas, el cine, escuchar música, todo eso me engorda. Mi plan consiste en comer cosas hervidas y bañarlas con aceite. Pescados a la plancha, nada de pan y beber todo el agua del mundo. Beber agua a veces me da pereza porque mi biberón fue la cocacola. Adelgazar es una necesidad vital para ser aceptado en la sociedad, esto puede sonar muy cruel, pero es real. Como tipo gordito que soy doy pena cuando tengo que ir a comprar ropa. Intento probarme esas camisas chulas modernas y no me caben, los botones están a punto de reventar; no hay tallas de ropa decente para gente gruesa, gorditos, rellenitos, bolinches, gordos de mierda, sacos de grasa como yo. Tengo que adelgazar si no quiero acabar poniéndome esa ropa de deporte de los tunneros. Esta mañana hemos hecho una compra en el supermercado de cosas que no engordan a la vista. Cosas verdes y que duran en la nevera una semana. Esa comida que nadie compra si tiene dinero y esta delgado: lechuga, zanahoria, patatas con piel en saco, maíz, pescados, atún. Ella ha comprado una barra de pan que ha acabado en la basura; con las manos cargadas con las bolsas de la compra, al llegar al portal del piso, a ella se le ha escurrido la barra de pan de una de las bolsas, dejándola caer en el suelo de la entrada. Lo que hubiese hecho mi madre es recoger la barra, darle un beso y luego decir que el pan es de dios. Nosotros no tenemos costumbre besar nada del suelo, y mucho menos del suelo de la escalera de nuestro edificio. Le he dicho que cortaríamos la barra de pan por el trozo que ha tocado el suelo. Mas tarde, con el pescado torrado servido en la mesa, ninguno de los dos nos decidíamos a tocar la maldita barra de pan.

Yo: ¿no comes pan?.

Ella: creo que no.

Yo: yo comería, pero me he puesto a régimen, tu ya lo sabes, corta el trozo de barra que ha tocado el suelo. No lo vamos a tirar, mi madre dice que el pan es de dios.

Ella: pues que baje dios y se lo coma el. Piensa en la entrada de la escalera y luego en todos los vecinos que pasan por ella. El borracho del sótano.

Yo: el borracho que le falta un ojo y esta alquilando habitaciones a gente extraña de la vida.

Ella: los vecinos que pisan mierda de perro y luego entran por el portal.

Yo: todos tienen pinta de ir pisando mierdas por el mundo. Yo la verdad, es que no tocaría el pan.

Ella: creo que vamos a tirar la barra entera, es una pena porque la gente se muere en el mundo de hambre. Pero no quiero morir de una enfermedad por comer pan infectado de virus y otros estafilococos.

Saturday, September 17, 2005

Comversaciones de sabado por la tarde

Llego a casa de mis papis con la intención de comer. Me encuentro a mi madre sentada metiéndose algunos dedos en las orejas.

Madre: va ha llover.

Yo: ¿por qué te pican las orejas?.

Madre: no, por el calor que hace.

Me siento delante de la tele para ver todas esas noticias interesantes que pasan el mundo. Todo el rollo de la onu, los huracanes, y la inutilidad del presidente de Norteamérica. Tengo hambre y en mi casa casi siempre se come pollo. Pollo o muslos de pollo. Le pregunto a mi padre porque siempre hace pollo, ¿y porque siempre lo hace de la misma manera?, pollo frito, cuando en ninguna parte del mundo o otras casas nadie le da por hacer pollo frito. Mi padre me dice que no,- hoy no es pollo frito,- mira, es pollo torrado. Le echo un vistazo a la cocina y veo el pollo dentro de una torradora bien llena de aceite por todo que podría salir por la puerta y llegar al mar, haciendo un desastre ecológico como lo del prestiges. Esta claro, es pollo frito le digo a mi padre, es frito como si fueses patatas fritas, todo lo que hagas con tres litros de aceite se acaba convirtiendo en fritura. No se porque le digo todo esto a mi padre si lo va hacer como le salga de los guevos.

De vuelta a casa de cenar en palma con la madre M me pregunta si me he fijado en una chica rubia que había en el restaurante donde hemos cenado. Me dice que la chica rubia estuvo con ella trabajando hace unos cuantos años en una cafetería para pijos de mierda en el paseo marítimo.

M: sigue siendo una puta pija.

Yo: no me he fijado en ella, me acuerdo de ella, estaba en la caja, ¿no?, delgadita, muy rubia, muy mona toda ella con su fragilidad.

M: todos los tíos os fijáis siempre en las rubias.

Yo: yo me fijo en las rubias porque ellas no se fijan en mi.

M: maldita pija rubia redomada.

Yo: ¿qué quieres decir con redomada, eso que quiere decir?.

M: no lo se, pero suena mal, toda ella es asquerosa con todo su pelo rubio. No es que sea guapa, pero esta delgadita y tiene tipito, y se lo tiene creído.

Yo: pero si a mi esa tía me da asco.

M: seguro que te da asco, por eso te has fijado en ella.

Yo: pero si no sabia que estaba en el restaurante hasta que tu me lo has dicho, yo no me voy fijando en todas las tías buenas rubias que van por el mundo.

M: lo ves!!, ahora me dices que esta buena, eres un cabron.

Tuesday, September 06, 2005

es demasiado de noche

Entro en la habitación, me tiro sobre ella. Me dice que me ama, nos amamos y la amo. Todo esta bien mientras nos amemos y nos tengamos los unos a los otros. Ella empieza el sueño después de poner el despertador que la avisa a las 9. me dice que no haga ruido y que no haga nada, pero la silla donde estoy sentado hace ruido. Sé que todo será perfecto mientras nos amemos; tendré un buen motivo para reír, aunque pocas veces lo haga, y pasear, si te tercia de vez en cuando no esta mal. Muchas veces se tira encima de mi y me dice que me ama. No esta mal. Entonces sé que tengo buenos motivos para seguir haciendo. Escribir en la noche mientras ella duerme y los bares están cerrados. En la tele pasan el marido de la peluquera y me suda el cuello, ¿tendrá esto alguna relación?. Me tiro encima de ella y me dice que esta pasiva, pero que cuando me pille con ganas me matara, tendrá que ver con el miedo a que nos consuma la mediocridad. Es de noche de nuevo y sigo en el gueto