Sunday, August 21, 2005

Salidas nocturnas por el gueto

Domingo
Me levanto a las cuatro y media con un dolor de cabeza inmenso y una resaca interminable, soy yo de nuevo. Estoy en la búsqueda de mi cuerpo para empezar el día, o lo que queda del domingo. V esta viendo una película de animación en telécinco mientras pela una manzana. No lo entiendo pero parece que le gusta la película, lo peor son los números musicales. V ha intentado poner en el d.v.d la peli Intermisson; parece que el disco esta jodido,- putas ofertas de mierda!!!. Le pongo la peli de los videoclips de Spike Jonze, quiero enseñarle el video clip donde Jonze aparece bailando en la puerta de un cine. Me dice que los bailarines no son de verdad, yo le digo que son de verdad, lo que pasa es el que la coreografía es un poco naif. Le digo quien es Spike Jonze y ella me dice que creía que era negro. Que extraño. Esto me recuerdo a Café y cigarrillos. Que extraño; ella se retuerce por todo el sofá buscando una nueva postura para estirarse. Hoy se siente dominguera y el sofá es su único amigo. Son las cinco y me tengo que peinar y lavar los dientes, creo que también debería ducharme y quitarme este olor a guarro de resaca. Hacia once año que no salía por alrededores de “S´Arenal”. Mi querido pueblo podrido y decadente. Anoche celebramos otro cumpleaños, esta vez el de mis primos gemelos que me sacaron a rastras de mi casa para obligarme a pasar toda la noche metido en un bar para beber gratis como una esponja todo lo que me ponían por delante mientras hablaba de mi carrera cinematográfica con guapas chicas que conocían las letras de los planetas. La noche termina con el sol sobre mi cabeza a las siete y media de la mañana llegando a casa con una única cosa en la mente, que quede pastel del limón en la nevera.
Marga entra por la puerta recién llegada del puto hotel y una sola intención en la mente, una ducha y un bocadillo. Me dicen que soy un ladrón de besos porque me he hecho pasar por quien ha limpiado la cocina esta mañana , “V”.
Marga Desde la ducha me pregunta que tal la noche, busca información en mis palabras pero yo estoy demasiado espeso para contar nada interesante y que sea cierto, tendré que inventarme una historia donde pueda contar cosas brillante sobre mi salida nocturna, de cómo conocí gente súper interesante del medio del espectáculo y terminé en una fiesta clandestina en un edificio a las afueras de la ciudad donde gogos japonesas hacían coreografías con fuego mientras Bob Harris cantaba el famoso tema de la película. La realidad siempre es mas aburrida.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home