Friday, June 24, 2005

Soy una cucaracha gigante que friega platos.

Soy una cucaracha gigante que friega platos
De nuevo es jueves, y de nuevo es viernes; me levanto de la cama, hoy me siento realmente mal, me duele todo el cuerpo, me duelen los brazos, mis pies son dos palillos de madera que sostienen mi cuerpo. Parece como si tuviese una pelota de tenis en la garganta, eso debe ser algo así como anginas, no me encuentro con ganas de ir a trabajar pero aun no sé como cojones lo consigo pero me meto en mi coche bollero y me largo a mi apestoso hotel del amor;
A media mañana me encuentro aun peor, los platos y la conversación con la chica del ofice son realmente lamentables. Todo a mi alrededor va de pena, la luz eléctrica del sótano se mete en mis pupilas, me siento sucio por dentro y por fuera, soy la cucaracha que pisas en la ducha, resbalas y te abres la cabeza y te mueres; el enano esta en la sala de despieze, pescados y todo tipo de basura comestible, me deslizo por el pasillo de la cocina, los mosquitos de estrellan contra el alógeno y mueren achicharradas, es una fiesta mortal y eléctrica, abro la puerta, el enano esta allí de pie, tiene un salmón en sus manos bailando break dance, un baile resbaladizo, su pescado se le resbala de las manos y sale despedido por los aires, bueno, por la cámara de despieze, yo me quedo de pie en la puerta mirando como el extraño pescado resbaladizo vuela por los aires en dirección a mi; el enano me mira con cara de miedo, pero con esa seguridad en sus ojos que saben que ni de coña voy a ser yo quien coja en pescado volador que planea en dirección a mi, por supuesto yo me deslizo unos centímetros a la izquierda y espero que el salmón bailarín se estrelle contra el cristal de la puerta, no me gusta mucho el olor a pescado y mucho menos me gusta la pringue que suelta el pescado, y mucho menos me gusta el salmón volador.
Enano: ¿por qué cojones no has cogido el salmón?
Toni: es que no quería ensuciarme con la pringue del salmón, luego voy por hay todo el día oliendo a salmón.
Enano: pero si ya vas sucio de fregar perolas y platos.
Toni: si, pero es que no me gusta mezclar fragancias....., esto, yo hoy me encuentro un poco mal, me he levantado esta mañana con un fuerte dolor de garganta, como si tuviese una pelota de tenis introducida en la boca, me siento fatal, lo digo porque cuando acabe de hacer lo mío me gustaría acercarme al medico para ver si me da algo.
Enano: yo no sé como el medico no te manda a tomar por culo, eres mas flojo que una alfombra.
Toni: es cierto, lo soy,.... ¿y que?.
Apago la maquina fregaplatos, hay mil quinientos platos sin fregar pero yo me siento mal.
Paquita: ¿qué coño haces?
Toni: me largo al medico, me encuentro mal.
Paquita: pero si aun queda todo eso por pasar.
Toni: lo sé, pero yo me encuentro fatal, además le he pedido permiso a mi jefe, los platos pueden esperan pero mi salud no, me largo, a tomar por culo.
Me dirijo en mi coche bollero en dirección medico, espero no encontrarme a mi puto medico de siempre, ese me tiene pillado y no me dará la baja ni de coña, yo lo que quiero es una pequeña baja laboral de unos quince años o algo por el estilo, necesito tiempo para descansar, para dormir y para ver un poco la tele, últimamente me pierdo toda la buena basura que ponen, en quince años me recuperaría, me reencontraria a mi mismo.
Entro en la consulta pero mi medico no esta, gracias a dios, es una chica joven, guapa, talentosa y con carrera, es todo lo que no soy yo y muchas mas cosas, es divina, parece simpática y tiene toda la pinta de medico que va dando bajas a diestro y siniestro. Me siento en la silla como si fuera un anciano de doscientos años, le pongo un poco de actuación a la cosa para que parezca mas dramático, para que parezca que estoy realmente mal, muy mal, estoy semi mal, pero quiero aparentar necesitar un par de ambulancias a toda hostia en dirección a mi.
Toni: me encuentro muy mal, me encuentro fatal, estoy realmente mal, esta mañana me he levantado de la cama y sentía mi garganta como si tuviese una pelota de tenis metida en ella, me ha dado un asco impresionante y me he puesto a escupir por toda la habitación, por la cama, por las cortinas, por la lámpara, incluso he ahogado con mis escupitajos un par de mosquitos que estaban en la pared tomando el sol de la mañana; me he tenido que venir del trabajo porque me encontraba muy débil, yo trabajo en una maquina fregaplatos.
¿pero porque cojones intento edulzurarlo de esa forma, soy un puto fregaplatos, no pasa nada, no soy el único puto fregaplatos del planeta, si no fuera por gente como yo, las personas comerían en platos sucios, yo hago un buen servicio a la humanidad, hago algo útil, yo sirvo para algo, eso no es cierto que todos los currantes de hostelería somos medio analfabetos o subnormales practicantes.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home