Monday, June 27, 2005

Recuerdos 2004.

Viernes 20 de febrero de 2004
Tres de la madrugada, la noche cae y yo con ella; no puedo dormir esta noche que me he quedado solo en el piso, he visto tres películas, he cenado sanwhiches con patatas fritas congeladas, he visto algún trozo del un, dos, tres; lo sé, mi vida es demasiado patética para ser escrita; me gusta ser tan patético, bueno, a veces; en la mesa que me rodea tengo una lata de trinaranjus, un boli color azul que no funciona y el mando de la tele que puede que tire por la ventana, ahora están esos estúpidos programas de mierda que venden camas de agua y todo tipo de trastos inútiles que se pueden guardar fácilmente encima del armario; todo es demasiado decadente últimamente; esta tarde hice una comprar en el freak maket; supermercado de los horrores, al entrar por la puerta del súper me encuentro con Nuria, un poco mas vieja, supongo que por las fiestas y por toda la coca que se ha metido por la tocha; me parece muy extraño pero al mirarla a los ojos noto algo diferente en su mirada, o voy colocado o te pasa algo raro en los ojos le digo yo extrañado; es que me he puesto lentillas azules. Y yo pienso por un momento allí de pie en el supermercado de los horrores delante de Nuria la que una vez fue vecina, pero si esta tía es un puto desastre total, ¿por qué cojones lleva lentillas?, creo que esas lentillas no pegan nada con sus zapatos color rojo; últimamente todo el mundo que veo lleva esos zapatos rojos; prosigo escribiendo y pienso que si sigo haciéndolo lo mas seguro es que me meta muy tarde en la cama, y lo mas seguro que cuando me levante mañana sea demasiado tarde para desayunar, comer y merendar; pero no pasa nada, mañana sigo sin muchas cosas que hacer, seguir parado, sin dinero y sin mucho ocio por delante, o si, que cojones, el ocio me gusta, yo creo que me considero una persona bastante ociosa, ¿no?. Al entrar en el piso con la compra cogida por mis manos de fragaplatos decadente siento que la casa esta demasiado vacía y triste para ser un viernes por la noche; Marga me había dejado por dos días, se fugo a Ibiza con la puta de la hermana y la madre, eso si que es triste y decadente; dejo la compra dentro de la nevera, con las bolsas y todo, ala, me da igual dar mas explicaciones banales, yo prosigo con mi relato; bueno, vuelvo a la nevera y saco el papel de water; unos diez minutos mas tardes el teléfono rojo suena, al otro lado del hilo la voz de mi jefe me habla como si fuera dios en los azules. Sé por un momento que no es dios, esa voz me llama por Nievas, mi primer apellido, herencia de los de Villarodrigo; Nievas, soy yo, Manolo, hemos mirado lo de las cuatro hora para esta temporada y me parece que esta muy difícil, que lo mas seguro es que no pueda ser, de todas maneras pásate el lunes y lo hablamos; recapitulando un poco los acontecimientos tengo que decir que hace cosa de un mes deje arrastrar mi perezoso cuerpo por el hotel habitual donde trabajo de esclavo todos los veranos, me meti en el despacho de la puta de la directora que tiene todo el coño depilado a la cera y le dije; maldita guarra, golfa de los cojones, creo que ya no tengo ganas de seguir trabajando en este puto hotel ocho horas diarias, mas gastando mi talento de artista y mi preciado tiempo pajero, creo que podría concentrarme en trabajar solo cinco horas, media jornada, lo digo porque con los años he empezado a notar un ligero dolor de espalda que ya no me permite seguir siendo el mismo, incluso lo noto en sociedad cuando me dedico ha hablar de mi arte con otros de mi especie; en definitiva, le metí un rollo a la directora alegando que no era mi intención seguir de ocho horas, joder.
He estado pensando en la sinopsis de estos diarios y llego a la conclusión de que detrás del libro debería poner algo así.
Toni Nievas esta en paro mental durante todo el año, los hoteles, los jefes de cocina y todos los hijos de puta de los directores de hotel y empresarios son su peor pesadilla, a la espera de una llamada de teléfono que le devolverá de nuevo al hotel y que no quiere recibir, se pasa todo el día escondiéndose de la realidad, la vuelta al trabajo después del paro, la soledad de la cocina, la incomprensión de sus compañeros por ser alguien de aspecto original; bajo toda esa carcasa de mierda de relleno donde solo se muestra lo peor de su ser decadente se esconde un fino artista que ojea libros de miro en el baño mientras caga y sueña con poder viaja en el tiempo hacia atrás para poder conocer a Pollock y toda la generación de pintores malditos que se suicidaron o se tiraron por la ventana.
Estos son los diarios casi íntimos pero muy surrealistas y desquiciados de Toni Nievas; pintor fracasado para sus padres, escritor en la soledad de la noche oscura, y realizador de cortometrajes absurdos que no van de nada, su máxima aspiración, hacerlo bien para pasar a la historia de los artistas del chundergrunen.
Pues yo creo que seria un prologo estupendo para contraportada del libro, o eso que se llama detrás del libro; esto me ha quedado muy inteligente. Sigo solo en casa, las tres y media y aun no ha pasado nada, la tele sigue igual de asquerosa; creo que eran las nueve y media cuando hable con mi madre; ¿has cenado, que vas a cenar, no vienes a dormir con nosotros?, no salgas que hace mucho frió para estar por esas calle oscuras de la ciudad infinita donde violan a los frikis gorditos como tu. Esto o mas o menos es todo lo que me ha dicho mi madre antes de acostarse; yo en un principio pensé en quedarme a dormir en casa de mis padres, por el rollo de quedarme solo y que a mi no me gusta un pelo la soledad, es que es algo que me da muy mala espina, yo ya sé que al final del todo, el final del viaje, todos nos vamos a encontrar solos ante el túnel espacial de la muerte; sé que todo ha sido un viaje inútil pero recompensado por el sexo y por la grandeza del arte, pero la soledad, mientras pueda evitarla lo haré, joder, no me gusta esta solo en la cama pensando en lo solo que estoy y escuchando tanto silencio y preguntándome si esos ruidos que provienen de fuera de la habitación son del vecino, mi estomago o el miedo que tengo a dormir solo; por eso lo mas seguro es que acabe delante de la tele viendo carreras de motos y coches, no me gusta pero es lo que ponen; llueve, el piano no suena, sus manos las lleva guardadas en los bolsillos, no tiene monedas sueltas, pero no me importa; llueve y es demasiado tarde para caminar solo por la calle, no me importa demasiado, el portal resbala y la lámpara ya no me ilumina, a veces pienso que las mejores cosas las digo sin pensar demasiado; y sus rizos siguen en su sitio, las revistas eróticas de mi madre se guardaban debajo de la ropa interior; la primera masturbación, el primer comic erótico de ciencia ficción, siempre buscando un nuevo escondite donde guardar mis secretos, esta noche ya no me quedan secretos, ojala que me quedase alguno, eso me haría mas exquisito, ahora me acuerdo de la tienda de comestible, y como nos fuimos al quiebro por el tiburón mas grandes, y aquel profesor de repaso que pesaba que yo era daltónico, yo pensaba que el era un hijo de puta, ¿dónde coño estará ese subnormal?, de todas maneras creo que si fuera daltónico seria otra mas de las habilidades excéntricas que almacenaría en mi rincón de cosas raras.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home