Monday, June 27, 2005

Cositas 2004

Verdaderamente pienso que esta isla es muy aburrida, creo que cada año que pasa mas aburrida es, o yo me siento aburrido en ella; últimamente me aburre todo; sobre todo es por culpa del mar, todo va al ritmo del mar, el mar casi siempre suele estar en calma, ese es el animo que tiene todo, de esa manera coge todo el mismo ritmo; ahora mismo si no estuviese escribiendo todo esto, la verdad, no sé que mas opciones podría tener de ocio, Marga esta en el sofá, ojeando un libro con la tele encendida, un canal publico emitiendo una mierda de programa aburrido que ninguno de los dos sabemos de que esta hablando, lleva dos horas en marcha y aun no sabemos de que coño va; la luz de la cocina esta apagada, y la del baño, y la de los cuartos. La cama esta echa y el armario mas o menos esta bien ordenado; todo esta en calma, incluso el ruido que hacen mis dedos al escribir siguen una calma ordenada, como pausada sin hacer demasiado ruido, simplemente siendo respetuoso con todo lo que tengo alrededor, la caja de plástico donde guardamos algunos disquetes, la impresora y mis zapatillas que llevo puestas, todo parece estar calmado y en orden; nadie nos llama por teléfono, los amigos hemos dejado de llamarnos, de vez en cuando quedamos para ir al cine, para hacer alguna cena, pero nada mas, creo que se todo el mundo se aburre con nosotros, o creo que por culpa mía, soy una persona muy aburrida, por esta falta de amigos me paso demasiadas horas pintando o escribiendo, viendo películas o leyendo libros de arte moderno aburrido; estoy mejor en mi soledad.
Algo ha pasado en nuestras vidas, marga se levanta del sofá y decide cambiar una planta de sitio porque piensa que no le da el sol todo lo que debería darle cuando este sale. Es de noche, son las once de la noche y pienso que podría esperar a mañana para cambiar la planta de sitio; Marga se vuelve a sentar en el sofá, bosteza y me dice que se va a ir a dormir; descubro que el documental va sobre Israel, ole sus guevos de documental.
En esta tarde amena que he pasado en Palma, bueno, en un principio mi intereses era hacer un poco el capullo por las galerías de la zona, pero cuando hemos subido eran las tres y media de la tarde, demasiado pronto para hacer casi cualquier cosa en Mallorca, decidimos dar un paseo por el Baluarte, en nuevo museo de la ciudad de Palma, últimamente solo se habla del museo, no hay mas noticias culturales, y si las hay supongo que terminan en el museo baluarte; Me encantaría ver una de mis obras colgadas en ese museo, y en cualquier otro del mundo , tengo que volver a la realidad, yo no voy a ser Basquiat, aunque intente pintar como el, yo seré negro ni tendré su peinado, yo no conoceré a Wharhol. Tengo tanto miedo, los días siguen pasando, gota a gota, ¿qué voy a hacer en el futuro?; necesito un buen plan y grandes telas, tengo que hacer un buen bock, necesito buena ropa, afeitarme, trabajar menos horas en el hotel, necesito pintar en verano. Tengo que volver a montar en bicicleta.

Jueves 5 de febrero de 2004
Estoy recién levantado, me ha despertado el teléfono, has sido dos llamadas que no he contestado, las he dejado sonar hasta el final, no me suelo interesar nunca por las llamadas de teléfono, al menos la que son directamente del teléfono de casa, lo importante siempre al móvil; recién levantado ya estoy asqueado por el bullicio que proviene de la plaza del mercado, es de nuevo Jueves, lo dice el sonido.
Planes para el día de hoy; no hacer nada, no hacer nada, y no hacer nada, y entre toda esa poca gana de no hacer nada intentare hacer un par de actividades interesantes, la planta sigue cambiada de sitio, pero hoy no ha salido el sol.
Podría coger el móvil y mirar toda la lista de teléfonos que tengo en la agenda, pero ninguno real, nadie que tenga ganas de aguantarme, ni yo a ellos, así que volveré a esta solo hoy; Marga salió temprano esta mañana, me dijo que iba a subir a Palma, “la ciudad”; a la ciudad siempre se sube, nunca se baja, ¿y eso porque?, entonces los que estamos en el pueblo o alrededores de la ciudad estamos abajo, ¿y que es abajo?, ¿por qué no, voy a bajar a la ciudad?, de todas maneras creo no hay mucha pendiente de aquí hasta la ciudad.
He vuelto a tener pesadillas con el hotel, también he soñado que rodaba una película y pintaba cuadros muy grandes. De todas manera la intención de todo esto es hacerlo lo mejor que puedo, siendo sincero, quiero decir, hacerlo bien en todo lo que creo que sé hacerlo. Ahora recuerdo lo que he soñado, llevo dos días soñando cosas con el trabajo, los dos sueños mas o menos hablaban de lo mismo, yo trabajando en otros puestos que no son la cocina del hotel, ahora recuerdo bien el ultimo sueño.
No sé por medio de quien pero entro a trabajar en una tienda de decoración, algo así muy facción con objetos de moda, la tienda esta muy bien, pero yo no sé que cojones pinto yo hay porque no entiendo una mierda de nada, además no pinto nada entre tanto dependiente guapo y gay; en el sueño tengo unos cuantos tropiezos y rompo un par de cosas, uno de mis compañeros me ayuda ha arreglar lo que he roto, menos mal que logramos ponerlo de nuevo bien, no estaba roto, solo lo había sacado de su sitio, una especie de mueble extraño cogido con unos alambres de las paredes, hilo metálico muy fino; después de que este todo arreglado me fijo de que mi compañero se mete por una pequeña puerta ubicada en una de las paredes de la tienda, las paredes parecen estar empapeladas de un color naranja y muchos motivos florales, esto me recuerda un poco a las cosas vistas por el canal estilo, de ese tipo de tiendas guaises; mi compañero, una vez metido por la pequeña puerta entra en otra sala mas naranja, esta tiene también cosas en rojo, hay lámparas, es una especie de almacén, yo todo cotilla me meto también dentro de esa habitación, creo que es la habitación mas chula que nunca había visto antes en uno sueño, en el sueño solo se me ocurre una cosa en ese momento; tener una cámara para poder firmar alguna escena en ese sitio, al salir de la habitación doy a la entrada de la tienda, no sé como se hace esto posible, pero bueno, estoy en un puto sueño, ¿no?, entonces en la entrada de la tienda me encuentro con algunos conocidos que acaban de entrar a ver la tienda, al verme se quedan flipados de que yo pueda estar trabajando en un sitio como ese. Creo que hay esta la moraleja de mi sueño, que yo nunca he podido verme trabajando en algún otro sitio que no fuera de una grasienta cocina de hotel.
Me tengo que largar, voy a intentar pintar un par de horas.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home