Tuesday, June 28, 2005

Ana y el amor.

Ella es siempre tan dulce y guapa
Ana es una chica guapa que ha traspasado la barrera de los treinta, ella tiene un buen puesto de trabajo, como diría su madre, esta bien colocada; su sueldo le permite comprarse cosas bonitas entre ellas un montón de lencería de color rosa; Ana es la clásica chica de vida programada de pasado programado y terriblemente torpe con la informática, aunque domina algunos programas; hizo un curso de ofimática y eso la convierte en un chica bien preparada para esos aburridos trabajos de oficina que nadie quiere hacer, pero ella esta contenta con lo que hace, ha sido muchas otras cosas en su vida, pero ahora esta en el sitio donde quiere estar y sabe muy bien quien es; pero por las mañanas se levanta con la misma sensación de mal gusto. Ùltimamente le cuesta mucho concentrarse, lo primero que ve cuando despierta cada mañana es el dorso perfectamente trabajado en el gimnasio de su novio Vicente; una espalda firme y sin un solo bello; ella se levanta de la cama después de ver desnudo a su gigante macho dormido, enciende la luz del baño y se pone a cagar con todas sus fuerzas, ella pensaba que su vida era perfecta y que iba a ser perfecta, ella creía esto porque la vida de sus hermanas era perfecta sus otras cuatro hermanas estaban perfectamente colocadas en muy buenos puestos de trabajos, y sus maridos eran personas muy competentes y limpias, como diría su madre; Ana sigue sentada en la taza del water intentando cagar y preguntándose el porque de su malestar así tan de repente; ella esta llegando a los treinta y cuatro, todo es perfecto en su vida, tiene la casa llena de muebles caros y aparatos electrónicos de ultima generación, en la cocina tiene microondas y una estantería donde tiene colocados alfabéticamente una buena colección de libros de recetas de cocina, ella es medio vegetariana, aunque no sé muy bien que significa ser medio vegetariano, pero tiene por costumbre no comer nada de carne durante la semana; ella disfruta mucho con el sexo, ha tenido suerte y tiene un buen toro tumbado en la cama, encima con dos carreras y una par de coches en la cochera, ella disfruta mucho follando con su hombre, el la levanta de pie y la empotra en cualquier lado de la amueblada casa, todo resbala y entra a la perfección porque los dos se han hecho la depilación láser, un buen coño depilado a la cirugía láser como diría su hombre en los momentos mas íntimos de las horas de cama; ella cada mañana se levanta muy temprano para ir a trabajar, normalmente solía cagar muy bien, pero esta mañana no ha podido cagar nada, ha dejado solo a su toro depilado con dos carreras tendido bocabajo en la cama, ha ordenado un poco la casa, aunque poco hay que hacer en esa casa ya que cada semana le viene una asistenta a limpiar, que por cierto tiene un rollo con el toro de su marido de dorso perfecto, ella entra en su despacho y todo tiene ese olor a limpia muebles, hay un montón de papeleo sobre la mesa y sabe que va ha tener una mañana ajetreada de trabajo, Enrique, uno de sus compañeros de trabajo la invita cada mañana a desayunar, ella toma café con leche, solo le pone un sobre de azúcar y le gusta que la leche este bien caliente, enrique suele comer bollería mientras ella bebe el café, ellos dos siempre se han llevado muy bien, se podría decir de ellos que tienen un lió, o están a punto de tenerlo, porque siempre, de alguna manera parece que se anden buscando en el trabajo, Enrique es programador informativo y es el que suele solucionar los problemas cuando algo malo le ocurre a los ordenadores que hay por toda la oficina, Ana lleva puesto como cada mañana su uniforme del trabajo, una falda color rojo y una camisa muy fina que trasparenta su delicada lencería color crema, ella nunca ha sabido muy bien que significaba eso del color crema, pero le gusta ir por ahí diciendo que tiene lencería de tal color, es como si la invitasen a las carreras de caballos y ella intentase apostar por un caballo ganador sin tener ni idea de caballos ni de trofeos; ella de lo único que sabe hablar es de películas chorras que le han gustado a su hombre y de toda la mierda de programación basura que pasan cada noche por la tele, por supuesto ella esta enganchada a toda esa mierda. Durante la jornada de trabajo Ana solo piensa en la llegada a casa para poder sentarse en el water y poder cagar de una puta vez, después se meterá en la cama para hacer el sexo anal con su hombre y una vez terminada la faena sexual deleitarse mirando programación basura comiendo helado con su macho.

2 Comments:

Blogger La-Ruina-de-la-Familia said...

Podríamos ir a jugar con la cámara de video. Filmar piezas raras, o así.

12:19 PM  
Blogger que guai es todo said...

Estoy a la espera de una nueva camara, ya te contare.

3:14 PM  

Post a Comment

<< Home